DESFILE “459 AÑOS ANIVERSARIO DE OSORNO”

Fundación de Osorno

Un domingo 27 de marzo del  año  1558,  fue  fundada la  ciudad  por orden del gobernador García Hurtado de Mendoza. En ese  tiempo, unos   60 colonos españoles habitaban  este lugar y fueron los  que sustentaron  este  proceso, es  así por ejemplo que  muchos  de  ellos  fueron designados como vecinos en las actas de fundación de la ciudad. Para esa fecha ya estaba constituido el cabildo y actuaban formalmente las primeras autoridades de la ciudad.

El sitio que ocupó la localidad se encontraba  al  oriente de la confluencia de los ríos Rahue  y Damas y   fue dividido en manzanas.

 

Destrucción de la ciudad tras alzamiento indígena

En sus primeros 46 años de vida Osorno tomó un ritmo de crecimiento notable en comparación a otras ciudades en Chile. Pero tras el alzamiento indígena -de 1598-, varias ciudades del sur fueron destruidas. La última que sufrió los embates indígenas fue Osorno, la cual resistió durante cuatro años con muertes de colonos españoles y varios incendios. En enero de 1604 se dio inicio a la despoblación de la ciudad y el desplazamiento de sus habitantes hacia la Isla Grande de Chiloé.

 

REPOBLACIÓN

Tuvieron que pasar 192 años -tras el despoblamiento- para que el capitán Tomás de Figueroa nuevamente tomara posesión de las ruinas de la ciudad a nombre de la Colonia Española. Luego un 13 de enero de 1796 se dictó el decreto de repoblación por mandato del gobernador Ambrosio O’Higgins. La idea original de O’Higgins fue convertir los territorios nuevamente ocupados en un enclave agrícola con la intensión de abastecer a otras ciudades del reino.

 

El Tratado de Las Canoas

El hito de vital importancia para la reactivación de la ciudad ocurrió un 8 de septiembre de 1793. Se llevó a efecto un importante acuerdo entre los españoles y la junta de caciques del Futahuillimapu, que entre sus principales puntos se acordó una sesión por parte de los caciques de todas las tierras donde se asentaba antiguamente la ciudad de Osorno. En esta ceremonia como símbolo de buena voluntad de ambas partes se procedió a enterrar una lanza y un fusil.

Deja una respuesta

WordPress Lightbox Plugin